Archivo Municipal

Fondos municipales

Constituyen el grueso de la documentación siendo los Libros de Actas una de sus series más importantes, pues se conservan desde el año 1450. Para una visión general recomendamos la lectura del artículo que se reseña a continuación.


Los libros de actas o de acuerdos del ayuntamiento constituyen el documento más solemne de cuantos producen los concejos y hoy día se siguen haciendo bajo los mismos presupuestos que en el siglo XV.

En estos libros se asientan las decisiones y deliberaciones más solemnes e importantes del ayuntamiento que afectan tanto a la villa, como al amplio alfoz que estuvo bajo su jurisdicción. Elección de cargos concejiles, licencias de roturación, asuntos económicos, control de la población y del territorio, obras públicas, construcción, sanidad, agricultura y ganadería, pleitos y conflictos, etc, se reflejan directamente en sus actas. 

En el archivo municipal de Talavera de la Reina se conservan libros de actas municipales desde 1450. 

Están en soporte de papel, generalmente de muy buena calidad y normalmente encuadernados, cosidos y forrados con piel.  

Con estas imágenes que ahora se incorporan a la página ‘web’ municipal se completan los acuerdos del siglo XV y se inicia el XVI (1450-1501). Más de 441 folios vertidos en 885 imágenes y divididos en años para una lectura más fácil. 

Estos libros han sido restaurados y digitalizados, y ahora se pone a disposición de cuantas personas estén interesadas en la lectura, la investigación, el conocimiento o la historia de nuestra ciudad y sus comarcas inmediatas.
Incorporamos también las primeras actas o acuerdos del pleno del ayuntamiento del siglo XX. En concreto las comprendidas entre 1901 y 1939. 

Estas se han escaneado partiendo de diferentes programas de empleo y prácticas llevadas a cabo el archivo municipal. Son de gran interés para el conocimiento y devenir de nuestra ciudad en los albores del siglo XX; los últimos coletazos de la Restauración, la dictadura de Primo de Ribera, El Canal del Alberche, la llegada dela Segunda República o la Guerra Civil, son algunos de los momentos históricos más importantes. 

Pero también reflejan la vida cotidiana de los talaveranos, sus aspiraciones y anhelos, sus esperanzas y también sus frustraciones. 

El formato y estructura de estas actas o acuerdos municipales mantiene la tradición histórica y no difieren casi en nada de los que se emitían en el siglo XV. Hay que advertir que tras el Estatuto Municipal de 1924 la mayor parte de los asuntos municipales quedaban recogidos en el Libro de Actas de la Comisión Municipal Permanente. Se conservan de este período las actas de esta comisión comprendidas entre 1924 y 1936. 

Por lo tanto cualquier investigación habrá de tener en cuenta esta condición. El pleno quedó para los temas más relevantes e importantes, mientras que la Comisión Permanente solventaba los asuntos cotidianos de la ciudad (licencias de obras privadas, aperturas de establecimientos, permisos, ayudas, personal, etc... )